Tips para cuidarse en Internet


Fue casi como el cuento de Caperucita Roja, pero en este caso el Lobo vino disfrazado de Príncipe Azul y la historia no tuvo un final feliz.

Una chica de 12 años conoció a través de Internet a un chico de su edad, se enamoraron y decidieron encontrarse. Pero en realidad, él tenía 23 años y no se relacionó por amor sino para abusar sexualmente de ella.

El caso no es el primero y seguramente no será el último. Pero existe una solución para este tipo de problemas: la información.

Sí, porque si estás informado sobre las cosas que tenés que evitar para proteger tu seguridad on line será muy difícil que puedan engañarte, molestarte o abusar de vos.Por eso te proponemos algunos consejos útiles para que puedas seguir usando sin problemas Internet, una herramienta que es parte de tu vida y que te permite estudiar, divertirte y estar en contacto con tus amigos.

Ojo que estas recomendaciones valen para los chicos también. En Internet hay mucha gente que no es quien dice ser: La red es un lugar genial para pasarla bien y divertirse. Pero en algunos lugares también hay personas que buscan aprovecharse de vos o que pueden causarte problemas o lastimarte.

Evitá hablar con desconocidos en los salones de chat y servicios de mensajería instantánea. Tu identidad tiene que ser privada: No des tu nombre y apellido (es preferible usar seudónimo, como hacían la mayoría de los floggers), ni tu teléfono ni la dirección de tu casa o colegio. Tampoco des detalles de tus amigos o familia. De esa forma te asegurás de que nadie pueda saber quién sos ni cómo encontrarte.

Es indispensable que cuides las claves de acceso a tus cuentas de email y similares, y que tengas distintas contraseñas para que, si alguna cae en “manos enemigas” y tu vida on line no se convierta en un drama.

Nunca pautes un encuentro a solas con alguien que conozcas en la red: En Internet hay muchos foros y comunidades virtuales donde se agrupa gente con los mismos intereses (hobbies, clubes de fans, redes sociales, etc.). Si usás sitios de ese tipo, es probable que llegues a entablar una amistad virtual con otras personas que no conocés. Pero lo que no tenés que hacer bajo ningún concepto es arreglar un encuentro vos solo con alguien a quien conocés solamente de la web. Podría ser otro Lobo disfrazado de Príncipe Azul o de amigo copado. Si querés llevar esa amistad a la vida real, avisale a tus padres y pautá un encuentro –preferiblemente junto a otras personas– en un lugar público con el que estés familiarizado. Si algún hermano mayor o algún padre/madre te puede acompañar –aunque sea únicamente la primera vez–, mejor. Si no querés involucrar a la familia, pedile a tu grupo de amigos que te haga la gamba. NUNCA VAYAS SOLO.

Lo que subís a Internet es público: No digas ni muestres nada que no dirías o mostrarías en la vida real. Como dicen en las series “todo lo que digas podrá ser usado en tu contra”, sobre todo si cae en manos de alguien que quiere perjudicarte. Lo mismo se aplica a tus fotos: tené cuidado con lo que mostrás y a quién, podría traerte muchos dolores de cabeza. ¡Y nada de sacarse fotos sexies con el celular!

También tenés que tener en cuenta que no hay que dar información sobre la situación económica de tu familia, en qué trabajan tus padres o cuánto dinero ganan para no exponerte al acecho de delincuentes que usan la red para encontrar víctimas. Revisá tus opciones de privacidad: Los sitios de Internet más populares poseen herramientas muy claras y sencillas para resguardar tu privacidad. Lo más recomendable es que manejes esas opciones de forma tal que sólo tus amigos y familiares puedan ver los contenidos (como fotos, videos, etc.) que creás en esos sitios.

Si usando Internet tenés alguna experiencia desagradable o te encontrás con algo que te hace sentir incómodo (sea en un chat, un sitio web, una red social o en cualquier otro lado), hablalo con tus padres. Ellos también fueron adolescentes alguna vez y, aunque no tuvieron Internet a tu edad, seguramente sabrán cómo ayudarte. Y sí, a veces los papás y las mamás pueden ponerse un poco hinchas con este tipo de cosas. Pero no lo hacen de mala onda. Tenelo siempre en claro: tus padres lo único que quieren es protegerte de situaciones feas.

Parecen muchas indicaciones pero es más fácil de lo que vos pensás. Tomalas como las reglas de oro para vivir tranquilos y así podrás seguir disfrutando de la web y pasándola bien que, con un poquito de precaución, es mucho más placentero y divertido.

Los comentarios están cerrados.