Lunateen

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

07/07/2017

Cómo darte cuenta cuando te mienten

Tips para descubrir la verdad cuando sentís que te están haciendo el verso.

Mentir es una acción sumamente compleja y, como tal, no se puede reconocer observando solamente una actitud de quien te la dice. Lo que sí sabemos es que, por lo general, el que miente siente una buena cuota de estrés y es ese estrés precisamente lo que “se manifiesta a través de algunas cosas puntuales“, explica el científico Daniel Schulze (foto), de una universidad alemana. Schulze hizo su doctorado sobre la mentira y llegó a la conclusión de que hay algunos indicios que siempre la acompañan.

Los detalla así:

* Lenguaje corporal: ¿Me mira o aparta la mirada? ¿Se toca todo el tiempo la boca o alguna parte del rostro? ¿Tiene las piernas muy cruzadas debajo de la mesa? Esos son algunos de los indicios que se pueden observar para saber si te están mintiendo. Por supuesto, no significa que quien no te mire a los ojos esté mintiendo, sobre todo porque hay que tener en cuenta, además, factores culturales. Pero si esos gestos se repiten con frecuencia, da para sospechar.

* Coherencia: ¿Es coherente lo que me está contando la otra persona? ¿Puede responder preguntas sobre los detalles? En realidad, las preguntas que uno pueda hacerle al otro son las que hacen la diferencia. Al menos esa suele ser la estrategia de los especialistas: intentan desconcentrar al sospechoso haciéndole muchas preguntas para ver si, pese a marearlo o hacerle perder el hilo, dice lo mismo.

Otro modo de ponerlo a prueba es pedir que cuenten la misma historia de adelante para atrás. Así lo hacen los investigadores. Si alguien está mintiendo, ese ejercicio le resultará particularmente difícil. Y preguntar por detalles suele generarle un gran desconcierto a quien miente. “¿De qué color eran las flores que estaban en el jarrón de la entrada?”.

* Modo de expresarse: Cuando alguien miente, suele narrar su relato con cierta distancia. No contará demasiado sobre sí mismo y centrará su historia en los otros o en la situación. De todos modos, “a veces los mentirosos también sonríen mucho para que el otro le compre la historia“, advierte Schulze.

Foto: dpa

 

Archivado en: ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *